FUNDACION LEA
TuWeb
FUNDACION LEA
QUIENES SOMOS
ENLACES
NUESTRAS ACTIVIDADES
ALBUM DE FOTOS
EVANGELIZANDO LA POLITICA
ESCRIBENOS
LA SANTA MISA
FUTURO DE LA FAMILIA
TESTIMONIOS
 
FUNDACION LEA

Foto
FUNDACIÓN LAICOS EN ACCIÓN

Es una organización sin ánimo de lucro fundada por fieles cristianos católicos que por fuera del orden sagrado y del estado religioso se han comprometido en el servicio a la persona y a la sociedad según el plan de Dios,fuente suprema de toda autoridad, con la guía del Magisterio de la Iglesia.

Principios. Los principios fundamentales de la Doctrina Social de la Iglesia que acoge se describen a continuación:

a) La dignidad de la persona humana: La persona humana es, debe ser y permanecer como sujeto activo y responsable, fundamento y fin de todas las expresiones de la sociedad . La sociedad humana no se encuentra ni fuera ni sobre los hombres socialmente unidos, sino que existe exclusivamente por ellos, y por consiguiente, para ellos .

b) El bien común: De la dignidad, unidad e igualdad de todas las personas deriva el principio de que para encontrar plenitud de sentido a todo aspecto de la vida social, éste debe referirse al bien común, esto es, el conjunto de condiciones de la vida social que hacen posible a las asociaciones y a cada uno de sus miembros el logro más pleno y más fácil de la propia perfección. El bien común debe ser la meta prioritaria de la sociedad y de todos sus miembros, con estrecha vinculación al respeto y a la promoción integral de la persona y de sus derechos fundamentales .

c) La subsidiaridad. No se puede quitar a la familia, a los grupos, a las asociaciones y a las realidades territoriales menores e inferiores lo que ellas pueden hacer y proporcionar con su propio esfuerzo económico, social, cultural, deportivo, recreativo, profesional y político, y dárselo a una sociedad mayor y más elevada. Las sociedades de orden superior deben ayudar a las menores brindando apoyo, promoción y desarrollo, sin destruirlas y absorberlas .

d) La solidaridad: La acelerada interdependencia entre todas las personas y todos los pueblos, intrínsecamente sociales, iguales en dignidad y en derechos, con un camino común hacia la unidad, debe transformarse en relaciones que tiendan hacia una verdadera solidaridad ético-social igualmente intensa, que transforme las instituciones en estructuras de solidaridad mediante la creación u oportuna modificación de leyes, reglas de mercado y normas . La solidaridad no es un sentimiento de vaga compasión o de superficial enternecimiento por los males de tantas personas, cercanas o lejanas. Al contrario, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común; es decir, por el bien de todos y cada uno, para que todos seamos verdaderamente responsables de todos .

Valores. Los valores de Fundación LEA, que son inherentes a la dignidad de la persona humana, favorecen su auténtico desarrollo y constituyen la referencia para ordenar la vida social de acuerdo con la Doctrina social de la Iglesia, son:

a) La verdad. Nuestro tiempo requiere una intensa actividad educativa y un compromiso correspondiente por parte de todos, para que la búsqueda de la verdad, que no se puede reducir al conjunto de opiniones o a alguna de ellas, sea promovida en todos los ámbitos y prevalezca por encima de cualquier intento de relativizar sus exigencias o de ofenderla. Es una cuestión que afecta particularmente al mundo de la comunicación pública y al de la economía. En ellos, el uso sin escrúpulos del dinero plantea interrogantes cada vez más urgentes, que remiten necesariamente a una exigencia de transparencia y de honestidad en la actuación personal y social .

b) La libertad. La expresión de la singularidad de cada persona humana se respeta cuando a cada miembro de la sociedad le es permitido realizar su propia vocación personal; pero lejos de perfeccionarse en una total autarquía del yo y en la ausencia de relaciones, la libertad existe verdaderamente sólo cuando los lazos recíprocos, regulados por la verdad y la justicia, unen a las personas. Todo ello, dentro de un sólido contexto jurídico, dentro de los límites del bien común y del orden público y, en todos los casos, bajo el signo de la responsabilidad .

c) La justicia. La constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que les es debido adquiere un mayor relieve como justicia social; una exigencia que concierne a los aspectos sociales, políticos y económicos y, sobre todo, a la dimensión estructural de los problemas y las soluciones correspondientes. El valor de la persona, de su dignidad y de sus derechos debe defenderse de los criterios de la utilidad y del tener; lo que es “justo” no está determinado originariamente por la ley, sino por la identidad profunda del ser humano .

d) La caridad. La convivencia humana resulta ordenada, fecunda en el bien y apropiada a la dignidad del hombre, cuando además de basarse en la verdad, la libertad y la justicia es vivificada por el amor, que hace sentir como propias las necesidades y las exigencias de los demás e intensifica cada vez más la comunión en los valores espirituales y la solicitud por las necesidades materiales. Ninguna legislación, ningún sistema de reglas lograrán persuadir a los hombres y pueblos a vivir en la unidad, en la fraternidad y en la paz sin apelar a la caridad. Para que todo esto suceda es necesario que se muestre la caridad no sólo como inspiradora de la acción individual, sino también como fuerza capaz de suscitar vías nuevas para afrontar los problemas del mundo de hoy y para renovar profundamente desde su interior las estructuras, organizaciones sociales y ordenamientos jurídicos. En esta perspectiva la caridad se convierte en caridad social y política: la caridad social nos hace amar el bien común y nos lleva a buscar efectivamente el bien común de todas las personas, consideradas no sólo individualmente, sino también en la dimensión social que las une . Amar al prójimo en el plano social significa, según las situaciones, servirse de las mediaciones sociales para mejorar su vida, o bien eliminar los factores que causan su indigencia. La obra de misericordia con la que se responde aquí y ahora a una necesidad real y urgente del prójimo es, indudablemente, un acto de caridad; pero es un acto de caridad igualmente indispensable el esfuerzo dirigido a organizar y estructurar la sociedad de modo que el prójimo no tenga que padecer la miseria, sobre todo cuando ésta se convierte en la situación en que se debaten un inmenso número de personas .

Actividades. Con el fin de lograr el objeto social principal Fundación LEA desarrollará las siguientes actividades en concordancia con la Constitución Nacional, la ley y sus estatutos.

1. Brindar capacitación informal a sus miembros, a sus benefactores, a sus beneficiarios y a sus simpatizantes en las áreas que favorezcan el cumplimiento de su objeto social.

2. Promover por cuenta propia o mediante alianzas con movimientos políticos afines a sus principios y valores, la participación de sus miembros activos en listas de elección popular unipersonales o de corporaciones públicas.

3. Hacer o tomar parte en censos, encuestas, sondeos, investigaciones, cursos y seminarios de educación informal, congresos, concursos, foros, campañas o procesos similares destinados a conocer, evaluar y proyectar la realidad social, cultural, económica y política de los colombianos.

4. Contratar y hacer alianzas con entidades de carácter público o privado y de carácter nacional o extranjero para la ejecución de proyectos sociales y económicos concordantes con su objeto social.

5. Crear o hacer parte de organizaciones sociales que contribuyan al logro de su objeto social por tener fines conexos, complementarios o subsidiarios.

6. Patrocinar, promover o acompañar administrativamente organizaciones de economía solidaria.

7. Ejercer y participar en toda clase de acciones constitucionales, legales, cívicas o comunitarias para la protección y defensa de los intereses relacionados con su objeto social.

8. Comprar, vender, permutar, enajenar, prestar, ceder o celebrar actos o negocios jurídicos a cualquier título con toda clase de muebles e inmuebles, corporales o incorporales, derechos reales y personales, y darlos o recibirlos en pago, garantía o donación.

9. Gravar, desmembrar, limitar o resolver el derecho de dominio de sus bienes muebles o inmuebles, corporales o incorporales y celebrar con respecto de bienes los contratos típicos o atípicos que considere convenientes.

10. Adquirir, registrar o recibir derechos de propiedad industrial, derechos de autor y celebrar en relación con ellos cualquier clase de negocios jurídicos, total o parcialmente y a cualquier título.

11. Emitir, girar y endosar en cualquier forma, garantizar y adquirir a cualquier título, descargar, protestar y cancelar toda clase de títulos valores y darlos o recibirlos en pago.

12. Producir bienes, ejecutar obras y prestar servicios por cuenta propia o a través de terceros.

13. Mercadear y comercializar productos de consumo familiar, comercial o industrial, obras y servicios propios o de terceros.

14. Difundir información relacionada con su objeto social a través de los diferentes medios de comunicación masiva como radio, televisión, periódicos e internet, así como en revistas, libros y medios alternativos diversos.

15. Operar de manera autónoma, por cuenta de terceros o en conjunto con ellos, toda clase de negocios, operaciones, convenios, actos o contratos de cualquier naturaleza, que puedan proveer recursos necesarios para el logro del objeto social y el desarrollo de sus actividades.

16. Crear las estructuras administrativas y operativas que se requieran de acuerdo con los recursos disponibles para el desarrollo de las actividades.